BIENVENIDOS
QUIÉNES SOMOS
NUESTROS SERVICIOS
CONTÁCTENOS

HOMEOPATÍA

¿Qué es la salud?
Define como el completo estado de completo bienestar físico, mental y social Es el bienestar sensible e insensible, es el equilibrio dinámico entre los factores biológicos, psicológicos y sociales. Por lo que la única y elevada misión del médico es la de restablecer la salud en los enfermos, que es lo que se llama curar.

¿Qué es la enfermedad?
Es el desequilibrio de la fuerza vital, que se traducen en los signos y síntomas. El enfermo no es el que padece una enfermedad, Es el que pierde el equilibrio dinámico, energético y vital, Es un estado de existencia anormal porque no vive como debiera.

Homeopatía.
Homeo = Semejante
Patos = Patología

Se considera la ciencia médica del hombre. La homeopatía va a favor de la naturaleza utilizando sus 3 reinos:

Reino animal.
Reino Mineral.
Reino Vegetal.

Así mismo la homeopatía unicista y ortodoxa es una doctrina médica científica que tiene doscientos años de antigüedad, su fundador fue el Dr. Samuel C. Hahnemann, médico alemán nacido en el año 1755.

Teoría Vitalista.
La teoría vitalista se refiere a la energía vital, ya que la única enfermedad es el desequilibrio de esa energía; y esto se observa en el paciente en la manera de sentir, pensar o actuar desordenada.

La Ley de las Semejanzas, surge a partir de una experimentación pura que realiza el maestro Hahnemann, cuando durante una epidemia de paludismo tomó quinina -sin tener la enfermedad- y entonces comenzó a sentir los mismos síntomas de los enfermos de dicha entidad nosológica, por lo cual infirió que una sustancia que produce en el receptor síntomas semejantes a los de un enfermo, es capaz de curar a éste.

Ley de Curación.
La Ley de Curación se origina de los planos más profundos a los más superficiales; de adentro hacia afuera; de arriba hacia abajo, siendo el último síntoma el primero en desaparecer (Hering).
No obstante, el objetivo del tratamiento homeopático es lograr en el paciente un cambio de actitud vital, cuando eso se logra desaparece la enfermedad, cualquiera que sea, que haya experimentado ese paciente.

Los 8 principios del método homeopático.
La homeopatía es una ciencia basada en hechos desde el punto de vista dinámico y están sustentados por 8 principios:

1.- Natura Morborum Medicatrix ó Vis Medicatrix Naturae
2.- Similia Similibus Curentur
3.- Experimentación Pura
4.- Individualidad Morbosa
5.- Individualidad Medicamentosa
6.- Dosis Mínima
7.- Dinamismo Vital
8.- Miasmas

1. El primer principio
"Natura Morborum Medicatrix" (La naturaleza es el Médico de las enfermedades) o "Vis Medicatrix Natura" (La fuerza reparadora de la naturaleza).
La Naturaleza es la que da forma y cura las enfermedades. Es la que crea, repara, repone, elimina, secreta, depura, reacciona y mantiene la organización en acto hasta el término (también natural) de su existencia. La Naturaleza es el primer Médico de los enfermos y solo favoreciendo sus esfuerzos, es como nosotros obtenemos algún éxito. En el mejor de los casos el médico aspira a ser ayudante de la naturaleza, respetándola, obedeciéndola e imitándola.

2. El segundo principio
“Ley de los Semejantes” en donde el “Similia Similibus Curantur” (lo semejante trátese con lo semejante).
Es transportado al dominio de la Medicina, logra que la acción terapéutica del remedio neutralice las series sintomáticas de la enfermedad, por las series fenoménicas semejantes del medicamento. Según la ley energética de curación: "todo trastorno dinámico del organismo viviente, se neutraliza de una manera duradera, cuando se le aplica una energía semejante a la que actuó perturbando al organismo sano en la experimentación pura, es uno de los pilares inconmovibles de la terapéutica homeopática”. Esta ley de semejantes ha de comprenderse como axioma de la Medicina Homeopática. De ella se deriva también la denominación de Homeópata termino que proviene del griego Homeos = semejante, Pathos = enfermedad. De manera que Homeopatía significa semejante a la enfermedad

3. El tercer principio
“Experimentación Pura”.
Para curar a los enfermos, la homeopatía cuenta con un arsenal de remedios que en la actualidad alcanza las cifras de miles. Estos remedios se han obtenido por medio de la experimentación pura. Esto es, por medio del ensayo de los medicamentos en el Hombre aparentemente "sano" (no en animales).

La terapéutica Homeopática no emplea jamás una sustancia por la cual no ha pasado por la experimentación pura, pero cuando esta sustancia ha sido estudiada como medicamento sobre el hombre "sano", esto es, solo cuando se le ha conocido su patogenesia. La experimentación pura es la más rica fuente de documentos terapéuticos de nuestra materia médica homeopática.

4. El cuarto principio
“Individualidad Morbosa”.
El hombre es único, irrepetible, peculiar en su manera de ser, de proceder y de padecer. Es análogo a todos los de su especie y sin embargo es distinto en muchos aspectos, tanto en su cuerpo, como en su mente y aún en su principio vital, los cuales pueden considerarse accidentales en tanto que son existenciales.

Dice Hahnemann; "Cada individuo padece según su especie y dentro de su especie según su Naturaleza propia". "La individualidad morbosa es la selección de los síntomas actuales que caracterizan un estado morboso", no se ocupa de las enfermedades, sino de los enfermos, de los estados morbosos actuales, se acerca al enfermo sin ideas preconcebidas, sin ideas de clasificación, no atiende sino lo que ve, lo que toca, lo que siente, se coloca junto a los medicamentos como junto a los enfermos, se interesa de los síntomas, esto es, en presencia de un enfermo. El Médico Homeópata debe: escuchar, interrogar, examinar y "valorar" los síntomas para elegir el medicamento previamente ensayado en la experimentación pura y que sea semejante al enfermo. En homeopatía, la individualización de los estados morbosos es el principio más verdadero, el más absoluto y el más invariable.

5. El quinto principio
“Individualidad Medicamentosa”.
Este principio, está íntimamente ligado al anterior, pues debe haber una correspondencia entre la capacidad que tiene una sustancia de alterar a un hombre sano y la sensibilidad particular de éste para dejarse alterar artificialmente, debe darse una analogía energética en el binomio remedio - enfermo, tan valido en la experimentación pura (enfermedad artificial) como en la enfermedad natural, así también, no debiera en la práctica de la homeopatía confundirse un medicamento con otro, como tampoco confundimos un hombre con otro, por lo mismo no basta conocer al hombre, hay que comprenderlo, por lo mismo no basta conocer el medicamento sino comprenderlo como sí de un hombre se tratara de aquí que la materia médica sea, valga la expresión un ente dinámico para su mejor comprensión .

6. El sexto principio
“Dosis Mínima”.
En homeopatía no hay medicamento ponderable en lo que se llama "de alta potencia, o de amplio espectro" en el remedio homeopático solo hay dinamismo remedial.

Los medicamentos homeopáticos actúan por la energía o fuerza que contienen mediante la dinamización del remedio y con ella ejerce acción sobre la fuerza vital estimulando la naturaleza del enfermo a efectuar la curación. El principio curativo peculiar de la homeopatía requiere que la dosis del medicamento sea reducida, pues la homeopatía es una terapia de regulación, esto nos hace ver que el que cura es el Vis Medicatrix Natura y que el remedio Simillimum, sólo significa el estimulo dinámico al principio vital, para que éste desate la reacción curativa por lo que se repite una vez más que: "el que hace, da forma y cura la enfermedad es el natura"

7. El séptimo principio
“Dinamismo Vital”
concebimos a la fuerza vital como la energía referida a cada una de las entidades individuales, a cada uno de los órganos en particular, a cada una de las células, así como a la participación de cada uno de los elementos vitales en la energía universal, aquella que permite todo movimiento y todo cambio a cada uno de los elementos que constituyen un todo, ateniéndose a estas consideraciones y sujetándose a su credo filosófico, la homeopatía estudia al hombre en sus tres componentes: la parte mental; que nos hace tener inteligencia, voluntad y ánimo; la parte somática (orgánica), y la vida (fuerza vital) que es la que une a la parte somática con la parte mental, y es la que se trastorna en todos los padecimientos y da la amplia gama de susceptibilidades hacia el medio ambiente. Somos energía, lo que nos impele es energía, lo que nos hace humanos es energía, por ende, la fuerza vital es energía. En el idioma del dinamismo y de la energía debemos dirigirnos a ella para tratar de restablecer el equilibrio, de aquí que nuestro lugar como médicos, sea el de ayudante del dinamismo o fuerza vital.

8. El octavo principio
Enfermedades crónicas.
Equivocadamente hemos considerado a los padecimientos como algo completamente negativo, desde luego que puede considerarse de esa manera, pero viéndolo con ojos vitalistas, sabemos que los síntomas que presenta cualquier individuo, por espectaculares que se vean, son esfuerzos que hace el organismo de restablecer la fuerza vital en desequilibrio.

Debemos apreciar los síntomas como un esfuerzo curativo del organismo; cuanto más severo desequilibrio a la fuerza vital, más drásticas serán las medidas encaminadas a su corrección. Así pues, debemos concluir, que lo que se desequilibra es la fuerza vital, y cuando se ha quebrantado no se manifiesta en todos los individuos de igual manera, sino que se van produciendo según la idiosincrasia de cada uno, según la forma muy personal del individuo, según la carga heredada de sus progenitores y antepasados, según la influencia externa a que esté sometida la persona. La homeopatía personaliza al paciente, no hay dos pacientes iguales, no existe sustancia específica que podamos prescribir para un síntoma o entidad nosológica determinada. En homeopatía cada caso es un caso particular por su forma única que tiene cada persona de padecer. Todos los padecimientos tienen un nombre, pero las personas las padecen como pueden, según su forma personal de enfermarse. A esto Hahnemann lo dio a conocer con el nombre de miasmas, la escuela Alopática prefiere llamarles diátesis. Podríamos llamarle terreno o constitución, la carga heredada que trae cada individuo.

Tratamientos:
Emociones: autoestima, negatividad, fobias, depresión.
Problemas hormonales
Hipertensión Arterial
Diabetes
Migrañas
Dolores crónicos
Problemas circulatorios
Problemas digestivos
Problemas de la Piel
Resfriado Común
Rinitis Alérgica
Asma
Insomnio
Parkinson
Envejecimiento

Clinica Homeopatica en Tuxtla Gutierrez, Centro Medico Homeopatico en Mexico, Medico Homeopata en Tuxtla Gutierrez Chiapas, Homeopata en Mexico, Homeopatia en Tuxtla Gutierrez Chiapas, Homeopatia en Mexico, Homeopatia en Mexico, Medicina Homeopatica en Mexico, Clinica del Ozono en Mexico, Ozonoterapia en Tuxtla Gutierrez Chiapas, Ozonoterapeuta en Mexico, Ozonoterapeuta en Tuxtla Gutierrez Chiapas, Ozonoterapia Tuxtla Gutierrez Chiapas, Medicina Cuantica Mexico, Medicina Cuantica Tuxtla Gutierrez Chiapas, Biorresonansia, Clinica del Dolor en Mexico, Tratamientos para el Dolor Tuxtla Gutierrez Chiapas, Clinica del Dolor Tuxtla Gutierrez Chiapas